Coplas a la muerte de su padre , Jorge Manrique , Fragmentos


A contar de ahora comenzaré a incluir diversos fragmentos de esta magnifíca obra de don Jorge Manrique gran poeta español del siglo XV , en esta obra él trata diversos tópicos literarios , así como también realiza una severa crítica a las costumbres y valores imperantes en su época , su crítica se enmarca dentro de lo que podríamos denominar catolicismo tradicional y estoico ; ahora bien este será un trabajo progresivo e iremos incluyendo paulatinamente aquellos fragmentos de la obra que aquí consideramos más llenos de sentido , tratando de comentar y analizar aquellos aspectos que logremos comprender mejor , por cierto todas las coplas son muy buenas , pero debemos hacer una selección ya que este es un blog… comenzaremos presentando las tres primeras coplas que son , en mi opinión de una calidad fuera de serie . En estas coplas se pone el acento en la necesidad de comprender el verdadero sentido de la vida , la que para el poeta es un simple tránsito a un estado superior y eterno , se menciona la muerte como una especie de advertencia acerca de lo que cabe esperar y se desprecia la vida mundana , al referirse al placer se recuerda que es algo efímero que suele terminar en dolor ; en la copla siguiente se reitera el tema de la fugacidad de la vida y de toda experiencia ,llama a no caer en la trampa de pensar en eternos placeres , experiencias inefables y ese tipo de cosas ; en la tercera copla , la que más me gusta de estas tres, se compara la vida con ríos que van a la mar que literariamente significa muerte y pone particular énfasis en el carácter igualador de la muerte ante la cual no hay bienes , ni nobleza , quizás lo único que para el poeta podría hacer la diferencia sería la vida virtuosa ; bueno seguiremos seleccionando algunas coplas y tratando de analizarlas , Manrique escribía en el castellano de su época , revisaremos si encontramos versiones más arcaicas.

I
Recuerde el alma dormida
avive el seso e despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,
cuán presto se va el placer
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer ,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

II

Pues si vemos lo presente
cómo en un punto se es ido
e acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo non venido
por pasado.
Non se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera
más que duró lo que vio,
pues que todo ha de pasar
por tal manera.

III

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
e consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
e más chicos;
i llegados, son iguales
los que viven por sus manos
e los ricos.

Hemos elegido otras coplas para publicar y comentar , éstas están escritas en el castellano de la época y así del mismo sitio sacaremos otras versiones de las tres primeras coplas , respecto del título de esta obra en internet hay dos versiones distintas , una que es “Coplas por la muerte de su padre” y la que usamos aquí “coplas a la muerte de su padre , en realidad este tipo de asuntos son irrelevantes … el comentario de estas otras coplas vendrá pronto .

VIII

Ved de cuán poco valor
son las cosas tras que andamos
y corremos,
que, en este mundo traidor,
aun primero que muramos
las perdemos.
Dellas deshaze la edad,
dellas casos desastrados
que acaeçen,
dellas, por su calidad,
en los más altos estados
desfallescen.

IX

Dezidme: La hermosura,
la gentil frescura y tez
de la cara,
la color e la blancura,
cuando viene la vejez,
¿cuál se para?
Las mañas e ligereza
e la fuerça corporal
de juventud,
todo se torna graveza
cuando llega el arrabal
de senectud.

X

Pues la sangre de los godos,
y el linaje e la nobleza
tan crescida,
¡por cuántas vías e modos
se pierde su grand alteza
en esta vida!
Unos, por poco valer,
por cuán baxos e abatidos
que los tienen;
otros que, por non tener,
con oficios non debidos
se mantienen.

La copla VIII insiste en tratar el tema de la muerte como la gran limitación del sentido y el valor de aquello que podemos hacer como humanos , se destaca el error de aquello buscamos o anhelamos insensatamente , el tema de la edad y del envejecimiento como otro límite de sentido , del infortunio y el azar como parámetro del verdadero sentido de la vida . La copla IX trata con gran habilidad uno de los temas al cual el humano le otorga mayor valor, la belleza y la consiguiente vanidad , en ella demuestra con ejemplos muy claros el poco valor de la belleza y del excesivo cuidado que se le dedica , esto se puede asimilar al tópico del “Ubi Sunt”(dónde están) ; ni la fuerza ni la habilidad , al igual que la belleza, resisten los embates del envejecimiento y subyacentemente de la muerte . La copla X muestra los límites de la grandeza y el tema de la caída desde el estado noble al de la necesidad , cómo el humano está expuesto constantemente y de diversos modos a la degradación ; asimismo yo detecto en esta copla un elemento que es una constante en el cristianismo más primitivo , tradicional y ascético , este elemento consiste en la preocupación social , en tanto que las injusticias de la estructura social son capaces de degradar aún más al humano , esto no es , por cierto , teología de la liberación , pero se puede observar que esa corriente teológica no carece de grandes fundamentos …

XI

Los estados y riqueza,
que nos dejen a deshora
¿quién lo duda ?
no les pidamos firmeza,
pues son de una señora
que se muda.
Que bienes son de Fortuna
que revuelven con su rueda
presurosa,
la cual no puede ser una
ni estar estable ni queda
en una cosa.

XII

Pero digo que acompañen
y lleguen hasta la huesa
con su dueño:
por eso no nos engañen,
pues se va la vida apriesa
como sueño;
y los deleites de acá
son, en que nos deleitamos,
temporales,
y los tormentos de allá,
que por ellos esperamos,
eternales.

XIII

Si fuese en nuestro poder
hacer la cara hermosa
corporal,
como podemos hacer
el alma tan gloriosa,
angelical,
¡qué diligencia tan viva
tuviéramos toda hora,
y tan presta,
en componer la cautiva,
dejándonos la señora
descompuesta !

En la copla XI el poeta se refiere a la banalidad de los bienes materiales , a las mudanzas con que la fortuna somete a los seres humanos , como lo que se tiene hoy tal vez ya no se tenga mañana , en esta idea está ímplicita una actitud de desprecio del mundo en el sentido de lo basto o el materialismo vulgar . En la copla XII trata del tópico del Tempus Fugit que se refiere a que el tiempo pasa rápido y se lo lleva todo y señala que aquello que erróneamente valoramos en la vida terrenal y consideramos deleites y placeres nos pueden conducir al tormento en la otra vida , penalidad que puede ser eterna .En la copla XIII realiza una severa crítica al cuidado que la vanidad impone respecto del cuerpo y el aspecto y al descuido en que dejamos el alma , en ella se expone la inversión valórica en donde la preocupación central es por lo secundario y la preocupación secundaria es por lo principal , cuerpo y alma son en ese sentido entidades que no se complementan .

Explore posts in the same categories: arte, ética, comentario, cultura, literatura, poesía, poetry, signos virtuales

Etiquetas: , , , , , , , ,

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 109 seguidores